“Aprendieron aquí. Se les prestan los instrumentos y se los llevan a sus casas”, comenta el maestro de música, Alex Figueroa.

 Son parte de los más de  400 estudiantes del colegio San Juan Bosco, y otras escuelas de la zona, que desde agosto de 2011 empezaron a adentrarse en el mundo del arte, la música, la naturaleza  y el deporte gracias a una alianza educativa entre  la Fundación Ángel Ramos, el  Museo de Arte de Puerto Rico, la Corporación de Artes Musicales y el Fideicomiso de Conservación, que requirió una inversión de la primera de $120,000. 

“Por las tardes los muchachos  no tenían nada que hacer. Perdían su tiempo y eran una caza fácil del medioambiente”, destacó el padre Miguel Rivera, director del colegio. 

 

Según la directora ejecutiva de la Fundación Ángel Ramos, Laura López, la entidad, que aboga por el desarrollo de las artes, se acercó a las instituciones que apoya y les habló de  la propuesta.

Semanalmente, los estudiantes de los grados 10mo, 11mo y 12mo  participaron en programas extracurriculares –de 2:30 a 6:00 de la tarde– de bellas artes, música y deportes.

 Algunas de sus obras usaron como lienzo el patio interior de la institución donde pintaron, por ejemplo, un gazebo y crearon mosaicos.  

 

En el proceso contaron con artistas como Carmelo Sobrino, quien además de ser su mentor les ofreció uno de esos talleres que ha dado en países como Suiza,  de expresión creativa, que estimulan la creatividad de las personas. 

“Yo les doy una llave a través de la línea, el dibujo y el color”, expuso acompañado de dos de tres de sus alumnos, Charlotte Nolasco, Kenneth Ayala y Gabriela Mojica.

 “Me siento bien satisfecha. Sacabas tus emociones de manera positiva”, comentó Gabriela.

 También contaron con el conocimiento de los artistas Gadiel Rivera y Carlos Bibiloni, quien supervisó el jardín paisajista que crearon los estudiantes. 

La comunidad también se ha beneficiado ya que los esyudiantes  han extendido sus actividades afuera de sus planteles escolares, destaca el padre Rivera. 

Laura López, por su parte, ve lo que ha sucedido en Cantera, la creación de esta alianza,  como un “proyecto semilla” que luego que se fortalezca sea un “espejo para otras comunidades”.

 El programa continuará el próximo año escolar.

VER REPORTAJE EN PRIMERA HORA